Aún estamos a tiempo de salvar nuestro planeta

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Aún estamos a tiempo de salvar nuestro planeta

Mensaje  andreatorrijos el Dom Sep 04, 2011 7:19 pm

AÚN ESTAMOS A TIEMPO DE SALVAR NUESTRO PLANETA

Por:

ANDREA CAROLINA TORRIJOS CANTILLO
El calentamiento global es la problemática del siglo XXI, causada por los seres humanos, que los llevará a su propia extinción. Es un fenómeno que ha ido aumentando progresivamente, a una velocidad sin precedentes, y que sin lugar a dudas, afecta todos los ámbitos de la vida.

Dicho calentamiento es el resultado de la desestabilización de la atmósfera, una capa compuesta por óxido nitroso, dióxido de carbono, oxígeno y metano, cuyo objetivo es regular la cantidad de calor que ingresa a la Tierra, creando así el clima propicio para la vida. Pero los seres humanos, con el consumo exagerado de energía, emiten tanto dióxido de carbono a la atmósfera que el nivel de gases ha aumentado de manera exagerada, imposibilitándolos para cumplir su función reguladora. El 90% de la energía se emplea para hacer funcionar todos los artefactos que hacen más sencilla la vida, se obtiene de los combustibles fósiles, que son el petróleo, el carbón y el gas natural. La quema de los mismos produce productos químicos, lo que los convierte en los mayores emisores de dióxido de carbono.

Actualmente existen innumerables cantidades de recursos humanos y tecnológicos dispuestos para el monitoreo del estado de la Tierra. Los equipos de científicos trabajan incansablemente analizando los datos obtenidos, interpretando las repercusiones de todos los cambios producto del cambio climático. Desafortunadamente todos los científicos llegan a la misma conclusión: si la temperatura media global aumenta de 1 a 6 grados, las consecuencias serán inimaginables.

Algunos de los efectos del cambio climático son perceptibles en nuestros días y ofrecen una visión aterradora sobre lo que será nuestro futuro si no tomamos medidas para evitar que la temperatura media global aumente tan sólo unos grados más, llegando al nivel crítico. Muchos ecosistemas invaluables del planeta han sufrido grandes modificaciones. En Australia, por ejemplo, los incendios de extensiones de bosques son sucesos naturales dentro del ecosistema, pero el peligro radica en que se están extendiendo hacia las zonas urbanas, causando graves estragos, y afectando directamente a la población australiana.
El invierno de 2005 es un claro ejemplo de ésta situación, cuando se presentaron más de 900 incendios alrededor de Sídney.

Pero no sólo el continente australiano ha sentido los estragos del cambio climático, Groenlandia, una de las masas de hielo más importantes a nivel mundial, se está derritiendo a una velocidad preocupante, afectando enormemente la calidad de vida de los individuos que habitan el lugar.

En América del sur se destaca el fenómeno ocurrido en Brasil, donde durante un periodo se secó parte del caudaloso río Amazonas, lo que afectó considerablemente a la población vulnerable, especialmente la población indígena cuyo sustento deriva de la actividad agrícola y pesquera.

El calentamiento global no sólo representa un aumento progresivo de las temperaturas, sino que es el quebrantamiento del delicado equilibrio de la naturaleza. Es por eso que mientras los ganaderos norteamericanos sufren la inclemencia de las sequías, Inglaterra disfruta de un florecimiento agrícola. No obstante, las variaciones en el clima no son nada fuera de lo normal, el problema es la velocidad con que se están dando. Es importante mencionar que no es la primera vez que el planeta atraviesa este tipo de situación, pues en el periodo cretácico, cuando aún existían los dinosaurios, se produjo un calentamiento excesivo del ambiente. Sin embargo, la Tierra desarrolló su propio mecanismo de defensa, pues logró la fosilización del dióxido de carbono con la contribución de los océanos. Pero todo ese dióxido de carbono está siendo enviado de vuelta a la atmósfera con la quema de combustibles fósiles, en la búsqueda insaciable de energía.

Con esto se evidencia que el planeta tiene la experiencia y los recursos para recuperarse, pero el ritmo con el que se está dando la presión de la humanidad sobre los recursos naturales, le hacen imposible el proceso de recuperación.

Las alteraciones mencionadas anteriormente, no son más que una minúscula parte de las consecuencias que traería el calentamiento global, basándose en esto, es posible imaginar la inmensidad del problema que la humanidad debe enfrentar y cuanto antes se tomen medidas, mejor.

Científicos de todo el mundo estiman que la temperatura media global tiene todas las probabilidades de aumentar en el transcurso de los próximos cien años y que las consecuencias: olas de calor, desertización, grandes tormentas e inundaciones podrían llevar a la extinción de la raza humana.

La preocupación aumenta con el hecho de que las zonas de mayor importancia ecológica, económica y cultural para el mundo serán las primeras en verse afectadas, es el caso del Himalaya, los Alpes Andinos, la majestuosa selva amazónica, los arrecifes coralinos, entre muchos otros, que albergan un alto porcentaje de la biodiversidad mundial desaparecerán, llevándose también toda la riqueza natural del planeta.

Uno de los aspectos más preocupantes, es que el calentamiento global puede afectar tanto a grandes ciudades como a poblaciones marginadas, y que las grandes ciudades tendrían los medios económicos y tecnológicos para minimizar los riesgos y reconstruir y/o recuperar las pérdidas que se puedan presentar, las poblaciones marginadas por el contrario, no tienen las mismas posibilidades aumentando así la magnitud de la tragedia. Lo más injusto es que estas poblaciones no han contribuido al calentamiento global en igual proporción que las grandes ciudades ubicadas en países desarrollados.

En medio del panorama alarmante existe una posibilidad, la buena noticia es que el calentamiento global aún no se ha salido de control, dando a la humanidad la oportunidad de tomar medidas urgentes que lo detengan.

Existe una gran variedad de medidas, que van desde lo muy sencillo y cotidiano, como cambiar las bombillas convencionales por otras ahorradoras de energía, utilizar paneles de energía (alternativa ideal para las regiones cálidas), usar bicicleta y caminar en lugar de transportase en vehículos, restringir el uso de electrodomésticos y desconectarlos al terminar de usarlos, y adquirir la conducta del reciclaje, entre otras.

Ya sabemos qué puede suceder si no contribuimos y promovemos el cambio de comportamiento en el uso de los recursos, y contamos con una amplia gama de alternativas posibles. La decisión está en nuestras manos, ¿qué estamos esperando?

andreatorrijos

Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 31/08/2011
Edad : 19
Localización : Santa Marta/ Magdalena

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.